Deja un comentario

DESPRENDIMIENTO DEL ESPÍRITU:

13494828_701565346648219_1060953362784560670_nCuando ocurre la muerte, el desprendimiento del Espíritu se realiza en forma gradual y en un plazo muy variable, esto según sea su configuración energética. Los Espíritus que cuando estaban encarnados practicaron la bondad, la rectitud, la moral, la servicialidad, la sencillez y otras virtudes como forma natural de vida, su desprendimiento ocurrirá de manera rápida, es decir en unas pocas horas. Pero aquellos, que en cuya existencia han tenido mucha afinidad con el cuerpo, han sido enteramente dualistas, materialistas, apegados, viciosos, vengativos y dependientes de sus hábitos de supervivencia: dormir, comer, sexualidad…, el desprendimiento puede prolongarse después de muchos días, semanas, incluso hasta meses o años (aunque su cuerpo ya no exista, él continuará creyendo que sí). En otras palabras, la rapidez con que se da el desprendimiento del Espíritu es directamente proporcional a la sutilidad o, a la densidad de la configuración que conforma su personalidad, es decir todo dependerá de la configuración de todas las cualidades “positivas” y “negativas” que lo identifican.
Nota: este proceso no aplica a las muertes por accidente y asesinato. En estos casos el espíritu se desprende violentamente y si no entiende y acepta lo que ha ocurrido, entonces puede quedar vagando por mucho tiempo.

Fuente: https://www.facebook.com/218976844907074/photos/a.219020214902737.47955.218976844907074/701565346648219/?type=3&theater

Anuncios
Deja un comentario

Enfermedad y cura

Hijos, toda enfermedad tiene su origen en las imperfecciones del espíritu, que refleja sobre las células que le constituyen el cuerpo material los desajustes de la consciencia.

La enfermedad, cuando se exterioriza, se revela y pide tratamiento. Infelizmente, así y todo, el hombre ha ofrecido a sus males físicos, que son, en esencia, males espirituales, remedios que actúan periféricamente, o sea, que no actúan en el fondo de la cuestión.

Los disturbios psicológicos del ser, fruto de su estado de desarmonía con la Ley, provocándole sensaciones de sufrimiento orgánico, tornan evidentes las necesidades que se le radican en el alma.

Lo que es subjetivo se hace concreto para que se le corrija las distorsiones. No obstante, se realizase y realice curas en el cuerpo perecedero, sujeto a las incesantes transformaciones de la materia, Jesús se corporifico en el mundo para emprender la cura de las almas, que no se realizó sin el concurso de los enfermos que lo deseaban.

La falta de perdón, el odio, la rebeldía, de desconfianza, el resentimiento y toda la variada gama de sentimientos corrompidos engendran causas profundas en los dolores que la Medicina estudia y cataloga, sin, y ni así, darles combate eficaz.

Hijos, la armonización de vuestro mundo íntimo vitaliza las células en desgaste y suprime las consecuencias más drásticas del karma, a expresarse tantas veces en las patologías que os limitan la acción.

Inclinaos por una conducta cristiana y, aunque más tarde no os evitéis de encarar la muerte, conviviréis con el dolor sin los agravantes del desespero.

La longevidad que el hombre pretende en el cuerpo material será una conquista del espíritu y no meramente de la Ciencia en el campo de las prevenciones.

Elevad vuestro patrón mental y educad vuestros sentimientos, atrayendo para vosotros las fuerzas positivas de la Creación, como quien sabe escoger para sí el aire que respira. No olvidéis que, básicamente, toda cura depende del movimiento de la voluntad del propio enfermo, sin cuya cooperación determinante no ocurrirá.

Por el Espíritu Bezerra de Menezes
Psicografiado Por Carlos A Bacelli
Extraído del libro “El coraje de la fe”
Traducido por Jacob

Fuente: http://www.luzespiritual.org/?p=9444

 

Deja un comentario

Problemas con el vicio de fumar en el mundo espiritual

AlgoEstáCambiando

“En verdad os digo, que todo cuanto ligareis sobre la tierra, será ligado en el cielo, y todo lo que desligareis en la tierra, será desligado en el cielo.” (Mateo, 18: 18.)

En el mundo espiritual sufren todos aquellos que abusaron de las cosas del mundo carnal podríamos decir que no son “señores” sino “esclavos” de sus vicios. El uso moderado de la bebida y el cigarrillo es lo que estigmatiza a los desencarnados después de la muerte, los que fuman,son “fumados” y los que beben, son “bebidos”.

Considerando que los espíritus desencarnados son las entida­des que anteriormente se movían por la tierra, a través de sus cuerpos materiales, es obvio que de “este lado” viven las mismas especies de la fauna humana terrícola. En consecuencia, también es grande el número de espíritus de “ex fumadores” , no teniendo el cuerpo carnal, siguen aferrados al vicio, aton­tados y sin poder…

Ver la entrada original 408 palabras más

Deja un comentario

Conócete a ti mismo,conoce tu periespíritu

AlgoEstáCambiando

Vulgarmente nos formamos una idea falsa de los espíritus; no son seres vagos e indefinidos, ni llamas como las de los fuegos fatuos, ni fantasmas como las de los cuentos de aparecidos. Son seres semejantes a nosotros que también tienen un cuerpo, pero fluídico e invisible a nuestros sentidos físicos.

Tres cosas esenciales se encuentran en el hombre: 1º el alma o espíritu, principio inteligente en quien residen el pensamiento, la voluntad y el sentido moral. 2º el cuerpo físico, el que podemos ver al mirarnos al espejo; 3º el periespíritu, que es el cuerpo fluídico semimaterial que sirve de enlace entre el cuerpo y el alma.
Podemos decir que el cuerpo físico es la fotocopia de nuestro periespíritu. Se encuentran unidos átomo por átomo y en el periespíritu podemos encontrar órganos, al igual que el cuerpo físico.

Si alguna vez viste un fantasma,lo que viste fue al periespiritu de…

Ver la entrada original 484 palabras más

Deja un comentario

Los vicios y los placeres

Las personas que alimentan vicios se hacen mal así mismas. Todos saben que los vicios son perjudiciales para la salud y nosotros tenemos el deber de cuidar del cuerpo, que es instrumento de nuestra evolución. Cuando nos descuidamos de la salud y no tratamos debidamente al cuerpo; cuando desarrollamos vicios o practicamos excesos de cualquier naturaleza, o llegamos al mundo espiritual, a través de la muerte, podemos ser considerados suicidas inconscientes y sufriremos con esa situación. Si los vicios producen perturbaciones y sufrimientos aquí en la tierra, peor será después del desencarne (muerte), porque ellos se aferran en el cuerpo espiritual (periespíritu). Ese cuerpo es semejante al físico, es decir, es su matriz.

Por lo que dicen los espíritus, durante la gestación, la formación del feto es orientada por los moldes existente en la mente de la gestante, por los factores genéticos y, principalmente, por el modelo periespiritual del propio reencarnante. En ese detalle esta la explicación para muchas enfermedades y deformidades congénitas. Informan que, al desencarnar una persona viciada, su vicio no se acaba junto con el cuerpo carnal y, en la otra dimensión, o sea, en el mundo espiritual, sus deseos se tornan mucho más intensos porque el periespíritu, libre del cuerpo de carne que lo cubre, es un organismo de gran sensibilidad. Así, el deseo de saciar el vicio se transforma en una verdadera tortura.

Muchos espíritus de viciados acaban encontrando maneras verdaderamente abyectas de saciarse a través de personas encarnadas que se entregan a los mismo placeres. En esos casos, alguien que fue viciado, digamos en alcohol, se aproxima al embriagado encarnado, se arrima a él, se envuelve con el de manera que pueda conseguir absorber parte eteria del alcohol y así, de cierta forma, saciar su propio deseo. Es por eso que muchas personas beben hasta caer, en un descontrol total, sin fuerzas para vencer el vicio. Es verdad también que en el caso de los alcohólicos hay siempre un compromiso en vidas pasadas, que dejo sus periespíritus con ese tipo de predisposición.

Lo mismo ocurre con relación al humo, a las drogas y hasta al sexo mismo. Pero, hay también los vicios de naturaleza moral, tales como la envidia, la codicia, el egoísmo, el desamor, la liviandad, la deshonestidad, la crueldad, la mentira y tantos otros, que generan sufrimientos después de la muerte, por retener a sus portadores en zonas inferiores del mundo espiritual. Es, pues, muy importante liberarse de todo tipo de vicios y cuanto antes, trabajando para la reforma interior, para que el retorno al mundo espiritual por las puertas de la muerte, venga a ser una ocurrencia feliz, pudiendo reencontrar viejas amistades y disfrutar de la paz y de la felicidad, que las dimensiones espirituales más elevadas proporcionan.

Pero esto no significa que alguien deba vivir a parte del mundo, sin cultivar placeres. Estos son muy importantes porque, junto con la satisfacción de las necesidades elementales de la existencia, forman el más fuerte instrumento o palanca de la vida y de la propia evolución. La necesidad empuja y el placer atrae. ¿Lo que más motiva al ser humano en sus pasos, en sus acciones, no es sino la necesidad y el placer? Los placeres, en verdad, son fuerzas de la vida que nos impulsan para el progreso material. Pero, como en todo, es preciso ver cuales benefician y cuales perjudican. ¿Esto me hace mal? ¿Puede perjudicarme aquí en la tierra o en el mundo espiritual después de mi retorno para allá? ¿Puede perjudicar a otras personas o traerles algún tipo de sufrimiento? ¿Puede traer perjuicios a la naturaleza, o al medio ambiente?

Lo importante es saber analizar y definir cuáles son los placeres perjudiciales y cuales aquellos que nos perjudican a nosotros mismos, al prójimo o a cualquier otro segmento de la vida, para que no se transformen en causas para sufrimientos, generando karma negativo. Los otros, los que no hacen mal, son palancas para levantar nuestras fuerzas y darnos alegría de vivir. Fuimos creados para ser felices.

Los problemas de la vida pueden ser comparados a un cordel rodeándonos que es necesario deshacer, dejándolo liso. ¿Si comienzas a dar tirones en ese cordel solo vas a apretarlo cada vez más, no es verdad? Pero si lo deshaces pacientemente, uno por uno, tendrás todos desatados y el cordel estirado. Con los problemas es la misma cosa. Si estamos nerviosos, irritados, agresivos, solo conseguimos empeorar la situación. Pero si nos armados de paciencia y comenzamos a trabajar con fe, sabiduría y equilibro habremos conseguido solucionarlos.

Extraído del libro “Nosotros y el Mundo Espiritual”
Autora: Saara Nousiainen
Traducido por Jacob

Deja un comentario

¿A QUÉ CONSIDERA EL ESPIRITISMO UNA OBSESIÓN?

Definición:

La obsesión es el dominio que los malos Espíritus ejercen sobre ciertas personas, con el propósito de someterlas y obligarlas a realizar los que ellos desean por el solo placer que sienten en obrar mal.

¿Cómo se lleva a cabo?

Cuando un Espíritu, ya sea bueno o malo, quiere actuar sobre un individuo, lo envuelve con su periespíritu como si fuese una capa. Al combinarse los fluídos, los dos pensamientos y las dos voluntades se confunden, y el Espíritu puede servirse de ese cuerpo como si fuera el suyo propio, haciéndolo obrar según sus deseos, así como hablar, escribir, dibujar.

Si el Espíritu es bueno, su acción será dulce y bienhechora, sugiriendo la realización de buenas obras; si es malo, inspirará malos actos; si es perverso sojuzgará a la persona, paralizará hasta su voluntad y su juicio. Lo hará pensar, hablar, actuar como él lo desea, lo arrastrará a pesar suyo hasta el ridículo y la extravagancia. En ese estado, el individuo suele estar consciente de que hace el ridículo, pero es impulsado a obrar de ese modo como si un hombre más fuerte lo obligase a mover contra su voluntad sus brazos, piernas y lengua.

Los malos Espíritus son nuestros enemigos invisibles, peligrosos porque no se observa su accionar. Al ponerlos al descubierto, el Espiritismo revela una nueva causa de ciertos males que asuelan a la humanidad.

¿Cómo se descubrió esa causa?

La causa se descubrió por medio de la mediumnidad, pues por ella esos enemigos ocultos se delataron. La mediumnidad nos reveló todo un mundo, así como el microscopio nos descubrió el mundo de los microorganismos. El Espiritismo no atrajo a los malos Espíritus, sino los puso al descubierto, digito los medios para paralizar su acción y, en consecuencia, la manera de alejarlos.

Huésped y Anfitrión

Siempre que hay un obsesor hay un obseso, alguien que es “huésped” y alguien que es “anfitrión”, que lo recibe, aunque sea inconcientemente.

El obsesor se instala porque encuentra un campo fértil para su tarea de perturbación, porque los dos, obsesor y obseso, vibran en la misma faja energética, o sea, están en la misma sintonía negativa (aunque generalmente el encarnado lo ignora).

Tipos de obsesión y posibles causas

Tres tipos de obsesión:

• Obsesión Simple
• Obsesión por Fascinación
• Obsesión por Subyugación

Obsesión Simple: Es la “influencia transitoria por falta de vigilancia moral y espiritual de la persona en acciones y pensamientos incorrectos” – Kardec, Libro de los Mediumns, Cap. XIII, ítem 238

Obsesión por Fascinación: Es una acción directa sobre el pensamiento den encarnado, anulando su voluntad, sin que la persona obsesa se de cuenta”. Kardec, Libro de los Mediumns, Cap. XIII, ítem 239

Obsesión por Subyugación: Es el grado máximo de la obsesión, hay entre ambos una sintonía mental, una relación entre obsesor y obseso, un estado de dependencia absoluta tanto en su pensamiento como en su voluntad” Kardec, Libro de los Mediumns, Cap. XIII, ítem 246

Diferentes posibles causas para sufrir la obsesión

• Causa moral
• Por conflicto en una vida pasada
• Contaminaciones
• Auto obsesión

Causa moral: se refiere a Espíritus que por su poco adelantamiento moral o religiosa se ven envueltos en pasiones y materialidad que los empujan a tener conductas fuera de las reglas morales y de esa manera sintonizan con espíritus de tan bajo nivel como ellos que los perturban.

Por conflictos en una vida pasada: antiguos enemigos que se reencuentran en la actualidad y continúan con el conflicto que los enemistó en busca de venganza. Hay sintonía de venganza y odio.

Por contaminación: se refiere a los ambientes impregnados por energías negativas, producto del almacenamiento de fuerzas-pensamiento de las personas que allí viven. En lugares sonde existen muchas peleas, insultos o bajezas es factible que la energía emanada de esas mentes quede almacenada y los Espíritus sin luz que la visitan busquen algún anfitrión que los reciba. Se produce una “psicoesfera ambiental”.

La auto obsesión tiene su origen en la mente enferma del paciente, que generalmente tiene vicios de comportamiento, regocijándose en los pensamientos negativos y destructivo que le causan un desequilibrio emocional. Algunas veces deriva de consecuencias de otras vidas, otras, como resultado de la práctica de pensamientos y actitudes negativos en la actual vida. Generalmente, esta actitud atrae a Espíritus de su mismo tenor vibratorio que agravan su estado psíquico y emocional.

Fuente: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=822512384547269&id=135632569901924&substory_index=0

Deja un comentario

¿Cuáles son los límites de la encarnación?

13092037_1022962067753788_5325400078851282318_nEl Evangelio según el espiritismo – Allan Kardec

¿Cuáles son los límites de la encarnación?

Para hablar con propiedad, si nos referimos a la envoltura que constituye el cuerpo del Espíritu, la encarnación no tiene límites marcados con precisión, puesto que la materialidad de esa envoltura disminuye a medida que el Espíritu se purifica. En algunos mundos, más adelantados que la Tierra, ese cuerpo es menos compacto, menos pesado y menos denso y, por consiguiente, se halla menos sujeto a vicisitudes. En un grado de mayor elevación, es diáfano y casi fluídico. De grado en grado se desmaterializa y concluye por confundirse con el periespíritu. Según el mundo en que debe vivir, el Espíritu toma la envoltura apropiada a la naturaleza de ese mundo.

Incluso el periespíritu sufre transformaciones sucesivas. Se vuelve cada vez más etéreo, hasta la purificación completa que caracteriza a los Espíritus puros. Si bien hay mundos especiales destinados a la estadía de los Espíritus muy adelantados, estos no se encuentran sujetos a aquellos, como sucede en los mundos inferiores. El estado de desprendimiento en que se encuentran les permite trasladarse a todos los lugares a donde los convoquen las misiones que se les confían.

Si se considera la encarnación desde el punto de vista material, tal como tiene lugar en la Tierra, se puede decir que está limitada a los mundos inferiores. Por consiguiente, depende del Espíritu liberarse de ella con mayor o menor celeridad, mediante el trabajo destinado a su purificación.

También es preciso considerar que en el estado errante, es decir, en el intervalo de las existencias corporales, la situación del Espíritu guarda relación con la naturaleza del mundo al que lo liga su grado de adelanto. De modo que, en la erraticidad, el Espíritu es más o menos feliz, libre e ilustrado, según se halle más o menos desmaterializado. (San Luis. París, 1859.)

Fuente: https://www.facebook.com/confederacion/photos/a.646900445359954.1073741827.646777978705534/1022962067753788/?type=3&theater